El sofá es una de las piezas imprescindibles en el salón de tu casa, por eso es importante que tenga un mantenimiento. Eso sí, hay que tener en cuenta qué tipo de tapizado es para saber cómo limpiarlo sin estropearlo y mantener todas sus cualidades.

como-cuidar-sofa-tapizado-pana-rosa.jpg

Aspirar antes de limpiar

Para el mantenimiento de un sofá tapizado siempre es conveniente aspirar el polvo cada semana, sobre todo por las esquinas donde más se acumula. Así que antes de ponerte a limpiar a fondo, quita los cojines que sea posible y aspíralos individualmente. Si tienes el sofá junto a la pared, también sepáralo para poder limpiar la parte trasera. Si tu aspirador no tiene el accesorio de boquilla plana, ayúdate de un cepillo de cerdas suaves. ¡Recuerda cepillarlo con mimo!

como-cuidar-sofa-tapizado-terciopelo-azul.jpg

Consulta las instrucciones o a un profesional

Para asegurarte al 100% de no dañar el tapizado, recupera las instrucciones de mantenimiento que venían junto al sofá o mira la etiqueta. O, en caso de cualquier duda, también puedes consultar a un profesional. Nuestro consejo es que siempre uses agua tibia (nunca caliente) y un jabón neutro. Nada de suavizantes. Y si dispones de una vaporeta, ¡tienes suerte! Pásala de manera uniforme, con paciencia, por todo el sofá y pásale un trapo seco. Así de cómodo y sencillo.

como-cuidar-sofa-tapizado-antimanchas.jpg

¿Qué hacemos con las manchas?

Es importante no entrar en pánico. Refregar la mancha solo hace que penetre más en el tejido. Seca con un papel o paño el líquido para secar la mancha. Haz una mezcla de un litro de agua tibio, un vaso de vinagre blanco y una cucharada pequeña de bicarbonato y límpiala con movimientos circulares. Si el tapizado de tu sofá es easy clean o tiene un tratamiento antimanchas, hiciste muy buena inversión. Con pasarle un paño húmedo tendrás suficiente para tener tu sofá como nuevo.

como-cuidar-sofa-tapizado-cuero-negro.jpg

Recuerda hidratar la piel

En el caso de la tapicería de piel, recuerda hidratarla después de haberla limpiado. Eso sí, no abuses. Este tratamiento se recomienda hacerlo dos veces al año. Puedes usar cremas especiales o un truquito que te va a encantar: ¡usa tu crema hidratante! Déjala secar un poco y repasa con un trapo seco y limpio. La piel recupera su brillo, textura y flexibilidad. Eso sí, es importante que, al igual que el terciopelo o la pana, el sofá de piel esté alejado de la luz directa y calefacciones, ya que va perdiendo sus cualidades, sobre todo el color.

17 de Febrero de 2021 a las 08:45
Color