Rus Anson y su pareja crearon Abolea hace menos de un año. Ella, fotógrafa publicitaria barcelonesa, él ingeniero sevillano especializado en energía solar. Los dos apasionados de la gastronomía y la comida sana. Así nace este proyecto en el que los productos de proximidad, la combinación de alimentos, el color de sus platos y una cuidada decoración lo son todo.

abolea-1

El descubrimiento de América

Rus y su pareja han vivido 8 años en Estados Unidos, los 3 últimos concretamente en Los Ángeles, lugar en el que descubrieron la tendencia por la comida healthy gracias al restaurante que se encontraba justo al lado de la casa en la que vivían, el Sweet Greens. La añoranza por su tierra y una oportunidad de trabajo les hizo regresar a España y asentarse en Madrid. Una vez aquí, y en vistas de que no encontraban ningún restaurante con una propuesta gastronómica parecida, deciden lanzarse a la aventura y crear su propio restaurante.

abolea-4

Abolea se inauguró en junio 2017 y ya ha conseguido posicionarse como uno de los imperdibles de la escena madrileña. Su propuesta es tan sencilla como eficaz: boles saludables que contienen todos los nutrientes necesarios. No han descubierto América. En palabras de la propia Rus Anson, estos boles, con variantes veganas y vegetarianas, son como los platos combinados de toda la vida, pero prestando especial atención a la combinación de alimentos y su procedencia. Pero no solo de boles vive Abolea: tartas homemade, brunch y desayunos complementan una oferta de por sí apetecible.

abolea-8

But first pictures

Ya es un clásico: te traen el plato a la mesa y antes de que nadie pueda probarlo hay que hacer la foto de rigor. Pues este es probablemente uno de los secretos del éxito de Abolea: su perfil de Instagram es un oasis de color de lo más seductor. El hecho de que Rus sea fotógrafa hace mucho, nos confiesa que supone también un reto, porque la gente viene preguntando por los boles que ha visto en Instagram, por lo que la presentación tiene que estar muy cuidada. Y aunque comamos por la vista, no solo tienen en cuenta la estética. Los productos, salvo alguna excepción, son de proximidad, el café es de Valladolid, la leche de las afueras de Madrid, los quesos de la sierra y el pan casero. Y así podríamos seguir... Todos los pasteles son homemade, elaborados con harina de espelta y con azúcar de caña, nada de azúcares refinados.

abolea-6

 

Come rico, come sano

Cada uno de los boles consta de proteína, con opciones para vegetarianos y veganos, luego está la base de cereal (quinoa, arroz salvaje o cuscús dependiendo de la época), luego siempre van unas verduras, que pueden ser o bien al horno, en forma de hummus u otras opciones, y una base verde, una ensalada verde tradicional o con rúcula, espinacas, etc. Y para terminar, un topping de frutos secos, germinados y demás.

abolea-7

Come rico, come sano. Este es el lema de Abolea, el resultado del un mix entre la cultura californiana, por el concepto y la inspiración, y la mediterránea por sus ingredientes. Reconocen que la comida sana es tendencia, pero están convencidos de que no será una moda pasajera: "cada vez más gente te pregunta de dónde es lo que está comiendo y se interesa por su elaboración, no es solo una tendencia, es el futuro." ¿Su futuro próximo? Incorporar más productos de certificación orgánica y ecológica. Es uno de sus propósitos, aunque la carne y mucha de su fruta y verudra ya cuenta con ellos quieren ampliar la selección.

abolea-3

Feels like home

"Mi casa, por ejemplo, es toda blanca, con muchas plantas y mucha madera y un punto de color aquí y allá. Para mi esta es la base de la decoración. Evidentemente cada uno tiene que poner su toque personal. A mi me gusta mucho la luz natural, soy fotógrafa y estoy obsesionada con la luz. Siempre busco espacios a los que les toque el sol y en los que entre mucha luz. Y todo esto es lo que he aplicado aquí en Abolea, mucho blanco, mucha luz natural, grandes ventanales, toques de color aquí y allá y el toque índigo, que en cierta manera también nos traslada al mediterráneo, a mi tierra, la Costa Brava, que es lo que más echo de menos aquí. Esto junto con algún objeto de diseño como los jarrones que son de Octaevo, la iluminación de Conotraluz y detalles que voy añadiendo de mis viajes, como una alfombra de México, cestas de Marruecos, etc. hacen de Abolea lo que es."

abolea-5

También decidieron mantener, y fue un acierto, una pequeña bodega acristalada que se encuentra justo en medio del espacio y que perteneció al restaurante que había habido. En ella tienen los vinos y algunas verduras y, además de ayudarles a separar los espacios, resulta muy decorativa. Aquí saben que los detalles lo son todo y que la decoración es imprescindible en la restauración: "a un restaurante vienes a comer, pero también a sentirte a gusto comiendo, a estar tranquilo y tener tu rinconcito. Y eso es lo que hemos intentado crear aquí."

 

Puedes ir a probar uno de sus deliciosos y coloridos boles de lunes a domingo de 10h a 17h o las noches del jueves, viernes y sábado.