Tejamos de verde el futuro. Pon una alfombra PET en tu casa.

Written by: Judit Navarro

Todo momento es bueno para cuidar del medio ambiente, y qué mejor que empezar poniendo una alfombra PET en tu casa. Únete a la tendencia (d)eco con este imprescindible que pone color a tus ambientes y saca el máximo provecho del diseño sostenible. Sigue leyendo para saber más sobre el material del momento…y del futuro.

El plástico reciclado con el que ganamos todos

En el anterior post sobre las alfombras PET ya te contamos que están tejidas con plástico reciclado. Pero ¿sabías que su proceso de producción ahorra energía? Esto significa menos emisiones de CO2. Ahora ya tienes más motivos todavía para dar el paso y abrirle las puertas al PET. Y, con nuestras alfombras Rodhe, entrará por la puerta grande.

 

Tú dime que alfombra necesitas y te diré… que la tenemos

El PET está al alcance de todos los estilos. Eso sí, todas nuestras alfombras de PET están trenzadas a mano para que tengan forma redonda, rectangular, grande, pequeña… y para que sean exclusivas e irrepetibles, como tú. Y, por supuesto, para gustos, colores. Los de nuestras alfombras están especialmente pensados para que luzcan igual de bien durante todo el año.

 

Ahorra en tintorería y gana tiempo para ti

¿Tienes mascota? Esto también te interesa. Ya puedes dejar que tu mejor amigo se ponga bien cómodo sobre una de nuestras alfombras PET. Se trata de un material fácil de limpiar y que se seca rápido. Pero si quieres que quede realmente impecable, usa el limpiador y protector Sterina para que actúen en profundidad.

 

¿Dentro o fuera? ¡En todas partes!

Pues sí. Las alfombras PET pueden estar tanto dentro como fuera de casa. Y es que una alfombra en el salón y otra en la terraza, nunca están de más. Dan color a los espacios, tienes la libertad de poder ir descalzo (¡son alfombras muy suaves!) y protege los muebles del contacto directo con el suelo.

Recuerda que nuestras alfombras se envían enrolladas para un fácil transporte, así que cuando te lleguen a casa, keep calm. Solo hay que tener un poco de paciencia y tratarlas con mimo para que queden planas y totalmente a punto para empezar a disfrutarlas.

 

 

Keep reading