Namasté

Los momentos para uno mismo no se encuentran, se buscan. Y con un rincón en casa especialmente dedicado para ello es mucho más fácil. Descalzarse, ponerse cómodo, encender alguna vela, poner esa playlist que te ayuda a desconectar y despejarte sentándote rodeado de cojines y alfombras gustosas. Cierra los ojos, es tu momento.
  Loading...