Written by: Anna Díaz

Quiéreme por San Valentín

Los escaparates se tiñen de rojo por San Valentín y las revistas nos recuerdan cómo sorprender a nuestra pareja y cómo convertir el 14 de febrero en el día del amor. En Kavehome hacemos nuestra propia interpretación de este día tan especial para hacerle una declaración de amor a nuestra casa. ¡Porque lo nuestro con ella es un amor como pocos!

  quiereme-por-san-valentin-2

Dime que me quieres

Tu casa te pide a gritos algo de mimos. Y no solo porque sea San Valentín, sino porque se lo merece. Te acoge cuando más lo necesitas, es testigo de tu día a día y te apoya hasta cuando no tienes ganas de nada. ¡Que no es poco! Por eso te damos las claves para disfrutar de una casa en la que se respire amor.

quiereme-por-san-valentin-1

Love is in the air

Abre las ventanas de tu casa y deja que entre el aire fresco. Ventilar no solo viene bien para evitar que el aire se estanque, y es que una renovación de aire renueva también la energía y limpia las habitaciones de todo tipo de olores. En este sentido, las velas aromáticas y las flores, clásicos de San Valentín donde los haya, te ayudarán a mantener una fragancia agradable que invite al amor. Puede que suene a cliché pero, créenos, funciona.

quiereme-por-san-valentin-3

Declaración de amor

Tengas pareja o no, San Valentín es el día del amor y es un día para todos. Estar enamorado de tu propia vida, expresar tu amor por tus seres queridos… ¡o incluso a tu mascota! Cualquier excusa es buena para celebrar esta fecha señalada. Así que si no vas a recibir ninguna tarjeta en la que te declaren amor eterno, hazlo tú. Para ti mismo y, por qué no, para los demás. Los cuadros con mensaje nos facilitan la vida en este sentido, y es que con ellos no solo tienes un gesto de amor sino que además decoras. Si quieres vestir tu casa con este tipo de mensajes te recomendamos el cuadro Lasso, el Hob y el Udo. ¡Perfectos para esta ocasión!

quiereme-por-san-valentin-4

Para siempre

¿Qué es lo más importante que le puedes regalar a tu pareja o a un ser querido? Tu tiempo y tu atención. Lo mismo necesita tu casa. Verás que si inviertes un poco de tiempo y algo de interés tu casa se convertirá en un ente amoroso. Pasáis mucho tiempo juntos, así que merece la pena la inversión. Y si siguiendo todos estos consejos el amor llama a tu puerta... ¡Ábresela! Ten por seguro que si tu casa le gusta, ya tienes mucho ganado.

Color