Esto es una guía práctica para ayudarte a combatir el síntoma: “estoy muy ocupad@, los días me pasan volando, no sé qué he hecho de importante estas últimas semanas, no tengo tiempo para mí, no paro en todo el día…” Si te sientes identificada/o con algunas de estas afirmaciones, estás en el artículo correcto. Tenemos la solución que necesitas para frenar el ritmo y replantearte tus hábitos para conseguir una vida más consciente y apreciar cada minuto de tu día.

¿Has oído hablar del slow living?

Es un estilo de vida que sugiere vivir más lento para tener una vida más larga y de mejor calidad.

La vida lenta sólo es posible a través de hábitos consistentes que ayuden a combatir la ansiedad, el agobio y el estrés que conlleva la vida acelerada. Nosotros te proponemos 5 pasos fáciles y super efectivos para empezar a practicar el movimiento slow living.

slow-living

¡Prioriza!

El primer paso fundamental en este proceso es priorizar. Ordena tu vida, establece las relaciones que quieres mantener en tu vida, quédate con las personas que aporten valor y dedica menos tiempo (o ninguno) a las personas que no creas importantes.

Desconecta

Desconecta de los medios sociales y el teléfono: Ya sea un tiempo determinado al día, como días enteros, planea ese rato libre en el que no vas a utilizar el móvil. Intenta controlar tú el móvil, y que no sea él el que te controle a ti. Existen numerosas herramientas digitales que te ayudan a minimizar el tiempo de uso. Si esto no te convence, siempre puedes pedirle a alguien de confianza que guarde el teléfono por ti y no te lo de hasta que haya pasado el tiempo que has establecido.

Toma el aire

Camina al aire libre. Sal a caminar un rato, sin distracciones, a disfrutar del entorno y la naturaleza. Céntrate en los ruidos que escuchas, en los pájaros, tus pasos, la respiración y disfruta de cada movimiento. Este hábito te ayudará a conectar contigo mismo y con lo que te rodea.

Di que no

Saber decir que no es esencial para cultivar una vida tranquila. Mantenemos demasiadas cosas en nuestra vida y es por ello, que, si no quitamos intencionadamente algunas de ellas, no podremos frenar nuestro ritmo. Di que no a los planes que te causan cansancio, pereza, estrés o agobio. Di que no a todo aquello que no te aporte alegría.

Monotasking

Acepta que eres más eficiente si te ciñes a una sola tarea a la vez, y estate plenamente presente en esa tarea mientras la realizas. Serás más productiva y eficiente, aprenderás a focalizar tu concentración y te sentirás más realizada.

Estos nuevos hábitos te ayudaran a tener una vida más pausada, saludable, con menos estrés, una mayor calidad de relaciones y de bienestar. ¡Da la bienvenida a tu nueva vida!

22 de Junio de 2021 a las 12:00
Cargando...